Taller de música

Ayer vino al cole el violonchelo de Luis Aracama, una joya auténtica de 1659. Fabuloso el instrumento y soberbio el concierto improvisado que nos regaló Luis. Con una seguridad asombrosa nos deleitó con un amplio repertorio desde los más clásicos Haydn, Pachelbel y Boccherini, hasta la BSO de El Padrino...pasando por los modernísimos Despacito y Súbeme la radio, en cualquier caso, emoción a flor de piel.

La clase terminó con un experimento brutal: la música metida en las entrañas. Los alumnos probaban por turnos cómo este instrumento, en contacto directo con la cabeza, hace vibrar todo el cuerpo al frotar las cuerdas con el arco.

Gracias Luis, un placer.

Image: